Noticias

Inicio 5 Noticias

Asma y Covid-19: más prejuicios que riesgo de contagio

26/Ago/2021 | Actualidad, Asma, Covid-19 | 0 Comentarios

El asma no implica mayor riesgo de contraer covid-19, al menos esta es la conclusión a la que han llegado gran parte de los trabajos publicados durante el último año relacionados con el asma y el virus.

Así lo puso de manifiesto María Auxiliadora Romero Falcón, neumóloga del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, durante la 1ª Reunión Virtual de las áreas de la Sociedad Española de Neumología y Cirugia Torácica (Separ), durante la que se presentó la Revista del Año en Asma y se hizo un análisis de las publicaciones realizadas últimamente sobre el asma a nivel mundial, tanto relacionadas con la covid-19 como aquellas que no han estado vinculadas a la pandemia.

Según los datos aportados, sólo en el último año se han publicado más de 1.000 artículos científicos relacionados con asma cuyas actualizaciones más recientes han sido ya recogidas por las guías GEMA 5.1 y la Global Strategy for Asthma Management and Prevention (GINA) y en todas ellas «se constata que las personas que padecen asma (no grave) no parecen tener un mayor riesgo de contraer COVID-19, ni tampoco un mayor riesgo de contraer una infección grave de COVID-19, si el asma es leve o moderada y está bien controlada».

Romero Falcón llamó la atención, no obstante, sobre la importancia de extremar el control de la enfermedad y seguir el tratamiento prescrito, «pues las investigaciones también han mostrado que es muy importante el cumplimiento de la terapia de los pacientes asmáticos, y reducir el riesgo de exacerbaciones graves». En cuanto a las dudas surgidas sobre la conveniencia o no de la vacunación,la especialista explicó que según la guía GEMA 5.1, no existe evidencia que desaconseje la vacunación frente al virus en los pacientes con asma. «Estaría contraindicada en pacientes con reacciones de anafilaxia previa a la vacuna o a algunos de sus componentes”, añadió.

El asma constituye un importante problema de salud pública: por su elevada incidencia, por su alta morbi-mortalidad y por las repercusiones económico-sociales que trae consigo. Según datos del INE, Sólo en España, el asma afecta a más de 3 millones de personas -más del 5% de la población, en su mayoría niños y jóvenes-, lo que significa que, entre las enfermedades respiratorias, está entre las dolencias con más prevalencia y es la cuarta en número de defunciones (datos INE 2018-2019).

Estigma entre los alérgicos

Aunque la mayoría de los expertos consideran que este tipo de enfermedades son manejables una vez bien diagnosticadas y adoptando las medidas y controles oportunos, y a pesar de que los estudios han demostrado también que la llegada de la covid-19  no ha supuesto un mayor riesgo de contraer la enfermedad entre los asmáticos, las personas con esta patología sí se han enfrentado a otro tipo de daños colaterales de la pandemia, como el estigma generado por las similitudes entre algunos de los síntomas del asma alérgica y la COVID-19.

«Me siento anímicamente fatal. Tengo asma alérgica, pedí cita en una peluquería hace una semana y les ofrecí mi certificado Covid y, aún así, hoy me dicen que con síntomas parecidos a la gripe pues que no pueden atenderme y que, aunque estoy vacunada con pauta completa, soy contagiosísima. Claro, vivo en Tenerife, así que síntomas, con la calima, tengo, pero de mi asma alérgia. ¿Qué tengo que darles mi historial medico? ¿Por qué el certificado Covid no vale?. A ver, da igual, ya buscaré otro sitio y mis síntomas ya bajarán, pero me ha dolido». Hace unos días recibíamos a través del correo electrónico este testimonio, un ejemplo de los prejuicios que se pueden crear respecto a los enfermos con asma alérgica si no se cuenta con la información médica rigurosa sobre ambas enfermedades.

Aerosoles y nebulizadores

Ha sido y está siendo un tiempo difícil para estos pacientes, no tanto por el riesgo de contagio, sino porque se han enfrentado a estos estigmas y, también, a una mala gestión en algunos centros hospitalarios, donde los protocolos sobre aerosoles impide que se les faciliten los nebulizadores necesarios para estabilizarse. 

Desde Sevilla Respira han denunciado esta situación porque, además, la han vivida en primera persona. Raquel Gómez, Coordinadora Nacional de Asma ha puesto el ejemplo de Julia González, presidenta de la asociación sevillana, paciente de asma grave, vacunada y con PCR negativa, a la que se le ha negado el uso del nebulizador por el protocolo covid en una situación de crisis de la enfermedad, cuando es un instrumento fundamental para la recuperación del paciente y podría realizarse perfectamente en una habitación correctamente ventilada sin riesgos para nadie. Raquel Gómez cuenta que no han sido una sino dos veces, la última el pasado mes de mayo, las que se han encontrado con el mismo problema en urgencias, con el consiguiente riesgo vital para la paciente, sometida a más medicación de la recomendada para suplir el efecto del nebulizador, pese a las contraindicaciones de la medicación.

Desde Sevilla Respira están intentando recabar más datos para exigir ante las autoridades unos protocolos claros, homogéneos y adecuados a la realidad del enfermo; pues en su experiencia, han comprobado también, explica la Coordinadora de Asma, que ,según el neumólogo con el coincidas en tu servicio de urgencias, primará su criterio y se aplicará el nebulizador o primará el protocolo Covid.

Sin revisiones periódicas

La cuarentena y la situación de colapso de los centros sanitarios han supuesto, igualmente, un problema  a la hora de mantener al día las citas de seguimiento de los pacientes, que son fundamentales para el manejo y control de la enfermedad. En este sentido, se han puesto en marcha campañas para recuperar la normalidad pues, según datos recabados por Fenaer, en 2020 se anularon un 70 por ciento de las consultas, de las que un 43,4 por ciento aún no se han retomado.

La campaña de vacunación ha sido otra de las luchas a las que se han enfrentado los pacientes con enfermedades respiratorias, pues, si bien las posibilidades de contagio de estas personas, especialmente en el caso de los asmáticos, son iguales que las de una persona sana, es mucho más  probable que, de infectarse, un enfermo con patología respiratoria pueda desarrollar afecciones más graves, como neumonía severa, por lo que distintas asociaciones científicas y de pacientes (Fenaer, Separ) reclamaron a Sanidad que se les incluyera en un protocolo especial, no en base al criterio de edad. Petición que fue desatendida mientras sí se inmunizó con carácter de urgencia a deportistas de élite. Decisión que fue denunciada por La Plataforma de Organizaciones de Pacientes, apoyados por Fenaer.

Distintas investigaciones coinciden en que los corticosteroides inhalados (ICS), que se emplean para tratar el asma, incluso pueden disminuir la expresión de ACE2, lo que dificultaría la entrada viral en los os pacientes con asma, en general, y en particular los asmáticos con un fenotipo predominantemente alérgico, no obstante, mientras no se alcance la inmunidad de grupo y ante la aparición de nuevas variantes, estos y otros enfermos con distintas patologías respiratorias deben seguir siendo cautos a la hora de flexibilizar las restricciones y seguir las recomendaciones indicadas a través de sus asociaciones o profesionales de la salud de referencia.

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.