Noticias

Inicio 5 Noticias

La baja adherencia al tratamiento de los pacientes con epoc, en el podcast de salud de Fenaer

7/Oct/2021 | Actualidad, Asma, Epoc | 0 Comentarios

El diagnóstico es el primer paso para hacer frente de forma adecuada a la epoc. Pero no es el final de la partida: seguir rigurosamente los tratamientos es clave para el paciente. Un bajo nivel de adherencia a un tratamiento tiene consecuencias en la salud, que pueden llegar a ser graves. Y, sin embargo, en el caso de la epoc, como en otras enfermedades, la adherencia es mucho más baja de lo deseable. La doctora Pilar de Lucas, en declaraciones al podcast de salud de Fenaer, Date un respiro, la fija en un porcentaje muy preocupante: un 45%.

De Lucas fue presidenta de Separ y jefa de la Sección de Neumología del Hospital Gregorio Marañón. En la actualidad es directora de la Cátedra de Neumología SeparUniversidad Católica de Murcia-IMAS. Además, es vocal del comité científico del Grupo OAT (Observatorio de Adherencia al Tratamiento), que se centra precisamente en adherencia y cronicidad. Desde esa atalaya privilegiada responde a varias preguntas en Date un respiro: ¿Es fácil lograr una buena adherencia al tratamiento? ¿Depende exclusivamente del paciente? ¿Se trata solo de tomar la medicación a las horas o en las circunstancias indicadas?

“Desgraciadamente”, apunta, “la adherencia al tratamiento de los pacientes con epoc es mala, como en todas las enfermedades crónicas. El Observatorio de Adherencia al Tratamiento realizó una encuesta en todas las Comunidades Autónomas y observó que se sitúa en torno al 45%, y esto se correlaciona con otros estudios en países de nuestro entorno. No son datos buenos. No podemos sentirnos satisfechos”. Y eso que, como recuerda la doctora De Lucas, las consecuencias de la baja adherencia pueden ser muy graves: “La primera cuando hablamos de enfermedades crónicas es que la enfermedad no se va a controlar y el paciente va a tener peor calidad de vida. Esto está clarísimo. Y va a tener muchas más agudizaciones, se le van a disparar y va a tener que ir más veces a ver al médico, a Urgencias, y va a requerir más hospitalizaciones. Esto es así. No es algo que yo me invente, es lo que hay y está bien estudiado desde hace mucho tiempo en cualquier enfermedad crónica”.

“Hay muchos factores para esta mala adherencia”, explica Pilar de Lucas: “En primer lugar, un factor motivacional: hay pacientes que no siguen el tratamiento porque no quieren, pero son los menos. Hay factores que afectan al paciente como al sistema de salud o al propio tratamiento, y hasta la enfermedad. Hay patologías que van por brotes y tienen menos síntomas, lo que favorece que se interrumpa el tratamiento. La complejidad del tratamiento influye mucho, y también el número de veces que hay que realizarlo. Tenemos que simplificar los tratamientos”. Curiosamente, son los pacientes de mayor edad los más disciplinados: “Hemos visto que siguen mejor las recomendaciones del médico o del farmacéutico o del enfermero”, revela la neumóloga.

La adherencia a un tratamiento se puede y se debe medir: “Cualquier profesional en contacto con el paciente debe preguntar, eso es básico, y creo que se hace. El paciente suele contestar que sí, a veces porque es cierto, aunque a veces no siempre su respuesta se ajusta a la realidad. Y no es suficiente preguntar, sobre todo cuando las cosas no van bien. Hay que preguntar de forma específica. Tenemos cuestionarios específicamente dirigidos a la valoración de los tratamientos, y funcionan. En mi caso, como neumóloga, hay un cuestionario validado, diseñado para pacientes con asma o con epoc”. “Deberíamos incorporar de forma rutinaria cuestionarios para comprobar la adherencia del paciente a tratamientos”, recomienda.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.